¡Frustrado!

¡Provoca esto! Pero después sería imposible comprar una nueva…

Esta mañana, como casi siempre, desperté temprano para empezar mi jornada laboral. Mi trabajo es bueno, soy el encargado, junto a un grupo de compañeros de distintas partes del país, de mantener actualizado el portal de noticias de una de las redes informativas más grandes del país. Esta mañana, sin embargo, no estaba feliz, estaba inmensamente frustrado…

Y no fue culpa de mi trabajo

…De hecho, para ser bien honesto, mi jornada empezó de lo mejor, colé un poco de café y tomé un trozo de pan (suficiente en este país para sentirte un magnate multibillonario) y me senté, revisé en el correo los aportes de mis compañeros de radio, descargué algunas fotos del whatsapp para acompañar los reportes y empecé a producir las primeras notas del día. ¡Fue en la tercera nota cuando la bendita mala gestión de absolutamente todo en este país me hizo reventar!

¡Boom!

Y la incompetencia de las autoridades nacionales, regionales, locales e institucionales hicieron saltar mi paciencia por los aires. Falló por completo la conexión de banda ancha, que tiene ya, por cierto, casi mes y medio inservible el 80% de las veces después de que un hombre disfrazado con el uniforme de CANTV (porque no puede haber sido un trabajador digno y serio, esa vaina era un disfraz), se montó en un poste a “reparar una falla”. Espero que haya reparado lo que sea que según iba a arreglar, porque le volvió un asco la línea telefónica y el servicio de Internet a unas 56 familias en mi sector.

Intenté llamar a mis eficientes amigos del 0800-CANTV-00. Les sugiero que lo olviden, mejor que ni intenten llamar a ese número, porque nadie, NADIE, nunca, jamás, ni por casualidad atiende en esa cosa, lo más lejos que vas a llegar jamás es a que un estúpido robot te diga que “sus operadores se encuentren ocupados y que intentes más tarde” antes de colgarte la llamada sin ningún tipo de cariño ni contemplación.

Entonces traté de contactarlos por Twitter, porque ahí, los tipos escriben muy diligentemente cada día a las 5:00 de la tarde que están felices de haber atendido las solicitudes de los usuarios y que con gusto volverán al día siguiente. Tanta felicidad me hizo suponer que esa gente sí me iba a atender con gusto y pasión porque, después de todo, les encanta trabajar.

¡Pero no!

Ese mensaje es tan hipócrita como el de los ministros que te dicen camarada y que trabajan para el pueblo antes de echarle la culpa de todas sus incompetencia al imperialismo. De hecho debe estar programado con tweetdeck o una vaina de esas, porque por ahí tampoco me atendieron nunca.

Te aseguro que casi puedes escuchar los grillos…

Así que, ya casi derrotado, decidí hablar con los mismos hombres que andan por la calle con el uniforme de CANTV y que TODOS LOS SANTOS DÍAS DEL MUNDO están metidos en alguno de los gabinetes esos de la empresa, revisando quién sabe qué, porque reparando, nada, lo dudo, y tragándome todo mi enojo y frustración, les pregunté muy amablemente si ya que estaban ahí, me podían revisar la falla, y hasta les dí el número. Su respuesta: “Mi pana aquí no te podemos solucionar nada, tienes que ir primero a la oficina y poner la queja allá”. Por supuesto, hasta allá fui y con mi mejor sonrisa y falsa paciencia les conté de mi sufrir, su respuesta fue digna de una canción de Juan Luis Guerra: “Tiene que poner el reclamo en Barquisimeto”. Claro, porque mi cable probablemente está allá, supongo que si marco un número empezando con 0246 seguramente me responde alguno de mis amigos de Fe y Alegría en el estado Lara… No, he marcado varios, todos son de mi región, no hay duda.

Pero de vuelta al presente…

…En fin, que me fui tan lejos en el pasado y me descarrilé. Total que sabiendo que ya no iba a contar con la conexión a Internet de CANTV, decidí usar un viejo y moribundo teléfono Android para conectar mi PC a mi línea Malestar… digo… Movistar… y así mantener a salvo mi puesto de trabajo por lo menos por unas horas más… ¡Pero no hubo manera! El teléfono lo intentó con todas sus ganas, pero más allá de una odiosa “E”, la famosa conexión de tercera generación (¡pff!) nunca despegó. El celular se puso caliente y se reinició dos veces tratando de alcanzar un enlace estable, pero sólo consiguió quedarse sin señal en tres oportunidades en menos de 5 minutos.

A estos no quise ni llamarlos, primero porque los panas de Telefónica se la pasan quejándose de los robos y las vainas, y parece que se pelearon con su mamá española que ni cinco euros les manda para arreglar la cuestión porque claro, les puedo comer el cuento de que los aumentos semanales de las tarifas que nos aplican no les ayudan, les creo, ‘ta bien… Pero coño loco echenle una lloraíta a su mamita en España que a ellos sí parece irles mejor, Ostia, unos Euros pa’ los amigos.

Segundo porque era obvio que me iba a pasar lo mismo que con CANTV, que NADIE NUNCA JAMÁS ME ATENDIÓ o que, peor aún, me atendiera un tipo ahí todo robótico repitiéndome que tal y cual cosa antes de colgarme.

Total que ahí quedé…

No pude trabajar, aparte de las tres notitas que aporté en la mañana, me pasé el resto de la jornada peleando por conseguir algún tipo de conexión en algún sitio. A esta hora, estoy frustrado.

Frustrado de que nada funcione en este país. De que la gente que debería encargarse de hacer que funcione lo que hace es perder el tiempo presumiendo en Twitter e Instagram, sin pararle pelotas a los de aquí abajo. Frustrado porque, por su misma incompetencia, los que deberían prestarnos un buen servicio y asegurarse de que todo funcione, no lo hacen porque están descontentos, no cobran bien, no comen bien, no tienen ropa, ni insumos y aún así tienen que seguir trabajando por las mismas cuatro lochas.

Frustrado porque hay un montón de gente que se aprovecha de eso para jorobar todavía más al prójimo. Frustrado porque acabo de pagar las facturas de CANTV y Movistar simplemente para no perder un servicio que, al fin y al cabo, no estoy disfrutando y a nadie le importa. Frustrado porque aquí estoy sentado, media hora después de terminar este post, esperando a que alguna de mis conexiones funcione para poder publicarlo y compartirlo con ustedes.



También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *